Virgen de Fátima: sus misterios y secretos.

Hoy, 13 de mayo, se celebra a la Virgen de Fátima, recordando sus apariciones en Portugal, en Fátima, más precisamente en un pueblo llamado Cova da Iría. La Virgen María se apareció a tres pastorcitos entre el 13 de mayo de 1917 y el 13 de octubre de 1917. Son muy conocidas en todo el mundo sus profecías y el tercer secreto que fue develado mucho tiempo.

Los pastorcitos se llamaban Lucía dos Santos, que en ese momento tenía 10 años, y sus primos, Francisco y Jacinta Marto, de nueve años y seis años, tuvieron la visión de un ángel mientras cuidaban sus ovejas. Fue ese mismo ángel que les enseñó a orar, el rezo del rosario para rogar por la conversión de los pecadores y la importancia de la adoración a la eucaristía como presencia viva de Cristo, preparándolos para la aparición de la Virgen de Fátima.

Las visitas de la Virgen de Fátima  tuvieron lugar desde el 13 de mayo y 13 de octubre de 1917. Los pastorcitos, al transmitir los requerimientos de esta hermosa señora al obispo y autoridades eclesiales despertaron la atención del mundo entero.

Un domingo 13 de mayo, día como cualquier otro, estaban los tres niños apacentando sus ovejas cuando se les apareció una señora de belleza indescriptible, a la que describieron con un brillo más fulgurante que el sol. Estaba vestida de blanco, con un rosario entre los dedos. Su aparición se repitió durante cinco meses.  

Los niños repetían que la Virgen de Fátima pedía arrepentimiento, conversión, práctica de oración y penitencia. Algunos mensajes anunciaban guerra y el 13 de julio de 1917, María les confió el tercer secreto de Fátima que fue revelado siendo san Juan Pablo II papa.
La última aparición de la Virgen fue la más espectacular. Sucedió el 13 de octubre de 1917 y se la conoce como “el milagro del Sol”. Alrededor de 30. 000 a 40.000 personas vieron el sol girar en el firmamento, que parecía un disco de plata, y la gente exclamaba palabras de admiración ante este prodigio. Cayó una copiosa lluvia, luego cesó, y las ropas de los presentes se secaron instantáneamente.
Años más tarde se interpretó los secretos de Fátima como una anticipación profética de la conversión de Rusia al cristianismo y la desintegración de la Rusia comunista en 1990. Además, la profecía del atentado al papa Juan Pablo II, que tuvo lugar el 13 de mayo de 1981 en un aniversario de la aparición de la Virgen de Fátima.
¿Qué es el tercer secreto de Fátima?
Lucía dos Santos, la única sobreviviente ya que los hermanitos murieron poco después de las apariciones como se lo había anunciado la Virgen María, reveló haber visto al lado izquierdo de María a “un ángel con una espada de fuego en la mano izquierda” que centelleando lanzaba llamas que daban cuenta que iban a “incendiar el mundo”.
Al chocar con la Virgen, se apagaban. El ángel exclamó señalando a la tierra: “¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!”. Vieron a un obispo con ropas blancas, que parecía ser “el Santo Padre”.
También había obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas que subían una montaña alta, donde en la cima había una cruz de madera que parecía “de alcornoque con la corteza”. El papa pasó por una ciudad en ruinas “apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino”.
Aterrados vieron como al llegar a lo alto, el papa de rodillas ante la cruz fue acribillado por unos soldados. También murieron los religiosos que lo acompañaban. “Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios”.
Se atribuye a la intercesión de la Virgen de Fátima, el que el papa Juan Pablo II no haya muerto en el atentado de aquel 13 de mayo de 1981, cuando Ali Agca le disparó cuatro veces en la plaza San Pedro del Vaticano. Fue sentenciado a cadena perpetua, pero le concedieron el indulto por petición del papa Juan Pablo II, quien murió con olor a santidad y fue declarado santo de la Iglesia católica al poco tiempo