El Senado aprobó un proyecto para que San Miguel de Tucumán sea capital nacional los 9 de julio

Una iniciativa de la tucumana Beatriz Ávila introdujo el tema en el recinto, luego de que se dilate la reforma jubilatoria. Resta votarse en Diputados.

También podría gustarte

Este jueves y a través de una moción de preferencia, el Senado de la Nación declaró a la ciudad de San Miguel de Tucumán como capital de la República Argentina solo durante los 9 de julio de cada año. La medida fue tomada luego de que se postergue el tratamiento del nuevo Sistema de Jubilaciones y Pensiones.

La senadora tucumana Beatriz Ávila (de la órbita de la exalianza de Juntos por el Cambio) presentó la iniciativa para que se convierta en ley «como un gesto al valor histórico que representa la provincia de Tucumán a toda la historia de nuestro país» y resaltó la importancia de «que este 9 de julio se va a firmar un pacto político entre el Presidente y varios gobernadores».

Entendiendo que se trataba de una maniobra para no tratar la reforma jubilatoria, Unión por la Patria no presionó los botones de votación. «Están obstaculizando el sistema de votación», les dijo Abdala, quien cambió la modalidad de posicionamientos para hacerlo a mano alzada. Finalmente, con acompañamientos de todo el arco no peronista, la propuesta fue aprobada: deberá tener sanción en la Cámara de Diputados para oficializarse.

En controvertida votación, Senado postergó tratamiento de reforma jubilatoria

Aunque no estaba en el temario, la expectativa de la jornada era la votación del Sistema de Jubilaciones y Pensiones que contaba con media sanción de Diputados. En primer instancia, el radicalismo solicitó convocar al tratamiento de la reforma jubilatoria -con o sin dictamen- para la próxima sesión. Posteriormente, Unión por la Patria pidió tratar sobre tablas -con dos tercios de la Cámara- y de forma inmediata el proyecto previsional. El presidente provisional del SenadoBartolomé Abdala (La Libertad Avanza) prometió tratar ambos petitorios.

La primera votación fue la moción del radicalismo. El peronismo rechazó esta iniciativa, argumentando que está de acuerdo con el nuevo Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones pero que no acompañaría si no se establecía fecha fija. Con 37 votos afirmativos y 31 negativos (todos de Unión por la Patria, junto con los libertarios Paoltroni y Bedia) se aprobó el pedido de la UCR, que implica la necesidad de dictamen de comisiones para tratar la reforma jubilatoria.

«No hay nada que indique que hay que hacer dos votaciones por el mismo tema«, dijo inmediatamente el salteño Juan Carlos Romero, de la órbita oficialista. Finalmente, Abdala le dio la razón y se desdijo de lo que había planteado previamente: no habilitó la siguiente votación, que era el reclamo peronista. José Mayans, presidente del bloque de Unión por la Patria, volvió a exigir por el tratamiento sobre tablas: «Con dos tercios se puede apartar el reglamento e introducir un tema».

Lo que prosiguió fueron diversas interpretaciones del reglamento. «Me parece que quedó claro cuál fue el sentido de la votación. Hacer estos reclamos es solo una posición mediática para tratar de hacer el populismo de siempre, donde plantean que siempre van a estar a favor de los que menos tienen», interpretó Eduardo Vischi (UCR). «La mejor ley es la que más se debate. Nosotros no somos una escribanía«, dijo Alfredo De Ángeli (PRO), quien pidió tener el mismo período de discusión que la ley Bases.

Noticias relacionadas

Next Post