En Salta, el índice de madres adolescentes es superior al 30%

Según datos del Ministerio de Salud Pública, el norte y el oeste de la provincia representan las zonas de mayor casos de maternidad juvenil.

En localidades del norte y el oeste de Salta, más adolescentes son madres en relación con el resto de la provincia.

En 2019, del total de nacidos vivos (16.793), el 18,6% (3.120) eran hijos de adolescentes de entre 10 y 19 años. Es decir que, de cada 10 bebés que nacen en Salta, casi 2 tienen madres de estas edades.

En algunos lugares de la provincia, estos porcentajes son superiores al 30%. Así sucede en la zona sanitaria norte, en Alto la Sierra (34,1%), Rivadavia Banda Sur (32,2 %) y La Unión (31,2 %); y en la zona oeste, en Angastaco (36,6%) y Nazareno (31,6%).

Estos números surgen del segundo boletín Indicadores Seleccionados de Salud Integral en las Adolescencias en Salta, realizado por la Dirección Materno Infancia del Ministerio de Salud Pública, en alianza con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) Argentina. Este toma como base estadísticas oficiales de la cartera sanitaria provincial y se centra en fecundidad y mortalidad adolescente, que son dos indicadores que preocupan en este grupo poblacional.

En Salta, casi 2 de cada 10 personas son adolescentes de entre 10 y 19 años de edad, según proyecciones del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), a partir del último censo, que se realizó en 2010. En la provincia, el 38% de la población tiene entre 0 y 19 años. Se estima que la población total en Salta en 2019 era de 1.406.584 habitantes.

Según revela el boletín que se publicó recientemente, la provincia de Salta históricamente ha presentado tasas de fecundidad en adolescentes superiores a la media nacional.

En la provincia de Salta, el 38% de la población tiene entre 0 y 19 años de edad. Se estima que la población total en Salta en 2019 era de 1.406.584 habitantes, según proyecciones del Indec. 

Del total de nacimientos de madres adolescentes ocurridos en la provincia en el año 2019, el 4,8% correspondió a adolescentes de entre 10 y 14 años de edad y el 95,1%, a adolescentes de entre 15 y 19 años.

Si bien en los últimos años se ha notado un descenso en la tasa de fecundidad en adolescentes, así como en el total provincial, las cifras siguen siendo altas.

Durante el período estudiado, 2016-2019, es en 2017 cuando se produjo la mayor cantidad de nacidos vivos de adolescentes (4.914).

Luego de esta suba con respecto a 2016, “en 2018 (hubo) una marcada baja, la cual continúa en proyección para 2019”.

En Salta, casi 2 de cada 10 personas son adolescentes de entre 10 y 19 años de edad, según proyecciones del Indec, a partir del último censo, que se realizó en 2010. 

Los expertos observan que “la tendencia de la tasa de fecundidad en la adolescencia es al decrecimiento puesto que, en la adolescencia tardía, entre 2014 y 2019, se observa una disminución del 20%”. Este dato encuentra correlato con la tasa de fecundidad total en la provincia, que muestra un decrecimiento del 20,8%.

En el período 2017-2019, la tasa total de fecundidad adolescente registra un descenso del 13,9%.

Delimitar área

Cuando se analizan los nacidos vivos según el área operativa de residencia de la persona gestante, se encuentra que Capital, Orán y Tartagal son las que tienen mayor cantidad de nacidos vivos de adolescentes de entre 10 y 19 años. Se trata de los lugares con mayor cantidad de población en la provincia.

En 2019, de los 3.120 nacidos vivos de adolescentes que hubo en la provincia, 1.172 de sus madres son de Capital; 642, de Orán; 533, de Tartagal y 183, de General Güemes.

Al discriminar por grupo etario, se encuentra que las áreas operativas que presentan mayor cantidad de nacidos vivos entre personas de 10 a 14 años de edad son: Tartagal (57), Orán (43) y Capital (22).

En relación con los nacidos vivos de adolescentes de entre 15 y 19 años, Capital está en el primer lugar, con 1.150; sigue Orán, con 599, y, finalmente, Tartagal se posiciona en el tercer lugar, con 476 durante 2019.

Los autores del informe destacaron la importancia del Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencionado en la Adolescencia (ENIA), a través del cual se implementaron consejerías en salud sexual y reproductiva, asesorías en salud integral en escuelas secundarias y se desarrollaron actividades de promoción comunitaria, que permitieron trabajar sobre la importancia de la prevención del embarazo no intencional durante esta etapa de la vida.

Las líneas de acción de esta iniciativa se encaminaron hacia el fortalecimiento de trayectorias de ejercicios de derechos sexuales y reproductivos en jóvenes de Orán y Salta capital desde 2018 a la actualidad.

Buscan completar y profundizar los datos con otras carteras

La supervisora de Salud Adolescente del Ministerio de Salud Pública, Ileana Fernández, explicó que con este boletín buscan mantener los indicadores actualizados y aspiran a que sean más completos, mediante la articulación con otros sectores del Gobierno. Mencionó que, por ejemplo, sería interesante contar con información sobre adolescentes escolarizados.
“Esta información nos hace ver dónde estamos parados, en qué áreas reforzar y en qué temáticas”, remarcó.

La funcionaria mencionó que, a partir de estos resultados, quieren seguir ampliando las asesorías de salud integral en escuelas secundarias, para garantizar el acceso a la salud de chicos y chicas: “Queremos que estos servicios sean amigables y de calidad”.
“Los adolescentes no son solo el futuro, como se suele decir: tienen un presente y hoy tenemos que garantizar sus derechos”, expresó la referente.

Comentó que buscan que haya más servicios diferenciados de atención a adolescentes en los centros de salud y hospitales y que les gustaría que todos los equipos de salud tengan profesionales del ámbito psicosocial para abordar también la salud mental, en el marco de la salud integral.

En este momento, hay equipos interdisciplinarios en Capital (Manjón y Santa Lucía), Metán, San Antonio de los Cobres, El Bordo y Potrero.

Cambio de visión

Fernando Zingman, oficial en Salud Adolescente de Unicef Argentina, observó que pocas veces desde la Salud Pública hay una mirada especial a este grupo, que representa casi el 20% de la población en Salta, mientras “están muy claras en niños, adultos mayores y mujeres en edad fértil”.
El experto mencionó que “cuando se habla de adolescencia, en general, se habla de un sentido común” y consideró que “ir a los números es muy enriquecedor y permite organizar políticas adecuadas”.

En relación con la fecundidad adolescente, notó que los datos están mejorando y evaluó que puede deberse a un empoderamiento de las chicas para cuidarse y a una mayor oferta del sistema de salud en relación con la provisión de métodos y la posibilidad de acceder a consejerías y asesorías.

Observó que hay menos embarazadas menores de 15 años y señaló que esto implica un cambio cultural en la provincia en relación con cómo se cuidan las chicas y el cuidado que hay desde la sociedad. Recordó que en muchos de estos casos, hay situaciones de abuso, de poder y diferencias de edad.

Explicó que es importante que “los y las adolescentes tengan información sobre los derechos que les corresponden y puedan ejercerlos”.

Mencionó que trabajan con la cartera sanitaria para desarrollar “rutas de atención de embarazos” en menores de 15 años y también en abordaje intercultural de salud materno infantil con foco en prevención de embarazos adolescentes.

Dijo que focalizarán esfuerzos en las asesorías, que permiten articular con el sistema de salud y se convierten en espacios de escucha confidencial de los adolescentes. “Eso ya es una gran solución”, aseguró.    
 

Reducción de egresos por aborto

El segundo boletín Indicadores Seleccionados de Salud Integral en las Adolescencias en Salta reveló que entre 2018 y 2019 decrecieron los egresos hospitalarios por aborto de personas entre 10 y 19 años. 
En el estudio se analizó esta variable a partir de las estadísticas del Ministerio de Salud Pública de la Provincia, que no distingue entre aquellos espontáneos y aquellos inducidos.

En 2019, hubo 29 abortos sin complicaciones en adolescentes de entre 10 y 14 años; mientras que 6 abortos en este grupo etario se dieron con complicaciones. 
El mismo año, hubo 292 abortos sin complicaciones y 84, con complicaciones en adolescentes de entre 15 y 19 años. En 2019, hubo 22 episodios menos con respecto a 2018 en estas edades.

Los autores del informe señalaron que, hasta mayo de 2018, en Salta estuvo vigente un Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo “restrictivo”. Aclararon que con este solo era viable la interrupción por causal violación, mediante declaración jurada de la víctima ante el Ministerio Público o con presentación de denuncia penal, con asistencia de defensor oficial o asesor de menores e incapaces, según si se tratara de mayores de 18 o no.

A partir de ese mes, entró en vigencia la implementación del Protocolo Nacional de Interrupción Legal del Embarazo, que consideraba la causal salud integral para acceder al aborto.    

En 2019, no hubo abortos por causal violación y hubo 14 interrupciones más por causa de salud integral para adolescentes de entre 15 y 19 años. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.