La palabra del gerente del Hospital Materno Infantil tras el error cometido en la morgue

Luego de que una familia recibiera el cuerpo sin vida de otro bebé, Federico Mangione, tomó cartas en el asunto y apartó al personal encargado de esa área que, según declara, estaba tercerizada.

Luego de que una familia denunciara que su hija murió en el hospital público Materno Infantil y que le entregaron el cuerpo de otro niño, el gerente del centro asistencial, Federico Mangione, asumió el error y anunció que quedó sin efecto la tercerización de la morgue de la institución.

De acuerdo con lo que describió, aparentemente la empresa que estaba a cargo del servicio cometió una equivocación. “Esto no lo puedo permitir”, declaró durante una conferencia de prensa ayer por la mañana. Agregó que el hospital será responsable de la morgue desde ahora.

“Quiero dar mis condolencias a las dos familias. Estamos a disposición de ellos porque la verdad que es un dolor muy grande y encima tener que soportar este error humano, pero quiero explicar la cronología de cómo ocurrieron las cosas”, expresó a los medios en el hospital.

Precisó que el viernes pasado, a las 2.40 de la madrugada, falleció una paciente de sexo femenino con un peso de 2.660 gramos por un cuadro de “hipertensión pulmonar, membrana hialina y un ductus persistentes”, que estaba hace nueve días internada.

Agregó que ese mismo día, a las 3 de la madrugada, “nació una criatura de sexo masculino muerta con el mismo apellido y peso que la niña”. Ambos fueron llevados a la morgue para ser retirados por los padres.

“Aparentemente en la empresa, que es la que está tercerizada, ahí es donde se comete al error, donde se hace pasar al padre para que reconozca a la criatura y la reconoce como de él. Entonces se lleva el cuerpito, dejando el otro”, sostuvo Mangione.

Esto ocurrió el viernes por la tarde. Al día siguiente se presentó a trabajar otro morguero y se percató de que había existido una equivocación, por lo que llamó a la familia para advertirle y pedir que devolvieran el cuerpo, pero los padres comunicaron que el cadáver ya había sido cremado.

“Entonces les pedimos que traigan las cenizas para entregar y ponernos a disposición”, recalcó Mangione.

Añadió que “el cuerpito está en el CIF (Cuerpo de Investigadores Fiscales)” y que se entregaron las historias clínicas “para que se llegue hasta las últimas consecuencias”.

Sobre los padres del niño, el gerente dijo: “Están con mucho dolor, sin lugar a dudas. Estuvimos pidiendo disculpas porque no hay otra. No puedo más que pedir disculpas. Mi gente se acerco a ellos”.

Contó que la familia no tenía para comer y que en el hospital los cobijaron y brindaron alimentos. “Estamos consternados, viendo de tratar de cubrir ese dolor y los gastos que ellos han tenido en transporte y todo lo necesario”, hizo hincapié.

La madre no quiso entrar

Mangione anunció que ayer quedaba sin efecto la tercerización de los servicios de la morgue. La empresa que está a cargo funciona hace unos 20 años y la maneja un médico.

Aseguró que anteriormente ya se analizaba disolver la tercerización. “Lo que quiero aclarar es que lo pensábamos hacer en junio… Para pasar al grupo nuestro que se haga cargo se requiere un momento de transición y lo vamos a adelantar absolutamente todo”, informó.

Explicó que ya tienen a los nuevos patólogos que trabajarán en el hospital. “Este proceso de cambio de tercerización lo venimos planteando del inicio de mi gestión, pero no se olviden que estuvimos en plena pandemia y no hemos podido avanzar. Ahora lo estamos haciendo”, agregó.

Al ser consultado sobre si se iniciarán acciones legales, respondió: “Es que no es un delito, fue un error, una equivocación. Por más que cumplan protocolos. Por ejemplo, me explicaron que para los aviones se cumplen todos los protocolos en el mundo y se siguen cayendo por errores humanos”. Recalcó que es la primera vez que ocurre algo así durante su gestión.

En relación con el hecho de que el padre no se dio cuenta de que el cuerpo que le mostraron no era de su nena, puntualizó: “Estuvo nueve días viendo la criatura. Le explicaron, le dijeron si era su hija y dijo: “sí, es mía’. Quisimos hacerla pasar a la mamá pero no quiso entrar”.

“La ropa se diferencia, pero es comprensible también la situación. No es fácil que se muera un hijo y tener que reconocerlo”, agregó Mangione.

Aclaró que los padres no se dieron cuenta de que les habían entregado otro cuerpo, como se informó en algunos medios, sino que fue el hospital quien les avisó.

“Nosotros nos dimos cuenta que nos habíamos equivocado. Por eso es que ya lo habían cremado”, dijo. Sostuvo que llama “un poquito la atención” que se haya dicho que los padres advirtieron que les habían cambiado el cuerpo, ya que si fuera así no lo hubieran cremado.

Denuncia por mala praxis

Con respecto a la denuncia de los padres de la niña fallecida, que plantearon dudas sobre las causas de la muerte y hablaron de una posible mala praxis del hospital, Mangione dijo que deberá investigar la Justicia.

“Si bien la niña había presentado una mejora, se descompensó de forma brusca. Son cosas esperables con pacientes que tenemos en terapia intensiva y que son sumamente lábiles”, dijo.

Al ser consultado sobre si habló con el ministro de Salud sobre el tema, respondió: “No. Es un problema nuestro y tenemos que resolverlos nosotros”.

El gerente informó además que están elaborando desde temprano nuevos protocolos para prevenir errores.

“Todo está protocolizado de tal manera que los pacientes van con cintitas de colores y nombres, pero a veces se las saca porque se necesita hacerles una vía a los bebés y la cinta molesta, o para hacer algún tratamiento. Entonces estamos viendo otro protocolo “, difundió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.