Para el sector gastronómico bajar la restricción horaria hasta las 22 puede ser terminal

El sector no tendría ningún problema de aceptar una “reducción momentánea” hasta las 12 de la noche.

Mientras las autoridades nacionales, porteñas y bonaerenses se reúnen para analizar la situación epidemiológica en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y definir las próximas medidas restrictivas ante el avance de la “segunda ola” de coronavirus, en Salta ya se comienza a discutir si se tendrían que instrumentar restricciones a la nocturnidad o el cierre parcial de las actividades no esenciales. Hace unos días comenzó a circular el rumor de que se limitarían las reuniones sociales y se cerrarían los locales gastronómicos desde las 22 hasta las 6 de la mañana. 

El Tribuno consultó al empresario gastronómico Eduardo Kira quien se refirió al tema y remarcó que una cerrar los bares y restaurantes para muchos “será terminal” porque hay muchos establecimientos con profundas dificultades. Afirmó que el sector está dispuesto a enfrentar una reducción horaria temporal a partir de las 12 de la noche. El presidente de la Cámara de Hoteleros y Gastronómicos explicó que bajar de ese horario sería afectar a un sector que desde hace tiempo viene golpeado.

“Obviamente nosotros siempre bregamos fuertemente por el tema de la salud, eso es indudable pero más allá de eso, convengamos que bajar a las 22 horas no sería un horario que pueda ser acorde con nuestros sector. Eso es lo que pensamos, y en esto confío en el raciocinio del Gobernador (Gustavo Sáenz), que cerrar antes de la medianoche es prácticamente coartarnos trabajo pero si aceptaríamos una reducción de horario en pos de mejorar el tema sanitario”, expresó Eduardo Kira.

Como en toda actividad, cumplir los protocolos es clave, y eso el sector lo sabe, es por eso que una reducción en el horario que no sea dramática podría ser una medida que no perjudicaría demasiado a los empresarios, cuando el horario de atención gastronómica en Salta fue ampliado hasta las 2 de la mañana.

“La gente se adaptaría perfectamente bien al horario hasta la medianoche. Ahora comienza el invierno y son los tres peores meses del año para la actividad y si la llevamos a las 22 va a ser terminal para muchos más establecimientos que están con profundas dificultados. Hace muchos años que venimos perdiendo rentabilidad y la pandemia nos agarra en una situación endeble y como corresponde perdimos muchísimo más de lo que veníamos perdiendo”, expresó el empresario.

Eduardo Kira volvió a resaltar que es fundamental que se cumplan los protocolos y que el sector no tendría ningún problema de aceptar una “reducción momentánea” hasta las 12 de la noche, pero aseguró que bajarla más sería “coartarnos el trabajo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *