Aguaray Casi 200 jóvenes se quedaron sin lugar en el terciario

Las opciones de estudio para los chicos de Aguaray y de parajes cercanos que pertenecen a ese extenso municipio, no son muchas.

Trasladarse a Tartagal significa un gasto que la mayoría no está en condiciones de afrontar por lo que la única opción para continuar con su formación era el Instituto de Nivel Terciario.

Allí se dictan algunas carreras como el profesorado en Educación Especial que, hasta el año pasado tenía como propuesta académica el profesorado de Nivel Inicial.

Este año, 250 fueron los postulantes para ese magisterio, pero al abrirse solamente una división, ingresaron solo 60. Para los otros, el año lectivo 2017 está prácticamente perdido.

Superpoblación: En el caso de Tartagal, los postulantes al terciario superaron ampliamente la capacidad de aulas para el ingreso de interesados.

Pago de $300
Gabriela es una de las chicas de Aguaray que, junto a un grupo de jóvenes, se movilizaron en la mañana de ayer a las puertas del terciario de la localidad para protestar en forma pacífica y colocar carteles pidiendo una opción para estudiar y no perder el año.

“Somos muchos jóvenes que no solamente queremos y estamos dispuestos a estudiar, sino que también necesitamos capacitarnos. Con el secundario sabemos que no tenemos opciones para encontrar un trabajo. Pero de los 250 que nos inscribimos solamente ingresaron 60 porque se abrió una sola división. Para colmo, a sabiendas de que solo iba a haber lugar para esa cantidad de chicos, a todos nos cobraron $300 la inscripción. Hay muchos jóvenes de las comunidades a los que les costó reunir ese dinero para que ahora nos digan que no podemos ingresar”, se quejó con preocupación.

Según lo que asegura junto a sus compañeros, “las condiciones para que ingresemos eran presentar el título secundario, fotocopia del documento y abonar los $300. Pero sabemos que muchos de los que ingresaron aún deben materias. Nunca nos habían dicho que el curso iba a ser determinante para el ingreso; al contrario, se suponía que era un curso de ambientación y nada más, según el propio rector del terciario, Oscar Amaya. Pero ahora nos dicen que solo los que obtuvieron un promedio superior a 4,50 podrán ingresar. Es todo muy injusto”, manifestaron.

Transporte: Los chicos de Salvador Mazza y Aguaray tienen dificultades para estudiar en Tartagal por el elevado costo que significa el traslado.

Comunidades originarias
Julio Palavecino, dirigente de la comunidad chané de Campo Durán, explicó que “muchos de los chicos que quieren estudiar una carrera terciaria son de las comunidades originarias, yo diría que la mayoría. Pero la única realidad es que no hay alternativas para la formación de los jóvenes. Se sintieron estafados porque además de cobrarles por una opción que nunca iban a tener, jugaron con sus ilusiones. Buena parte de ellos son padres y madres que saben que la única oportunidad que tienen es la formación, pero el Estado nunca se ocupó en serio de brindarles la posibilidad para que se capaciten, todo es un mero discurso”, explicó el dirigente chané.

En Mosconi: La excesiva demanda de estudiantes también se planteó en General Mosconi, donde en el nivel superior se dicta el profesorado de Inglés.

La esperanza para los chicos quedó ahora depositada en el intendente de Aguaray, Alfredo Darouiche. “Nos prometió que hablará con las autoridades de Educación para ver qué se puede hacer. Queremos estudiar y nuestra única salida es el terciario porque no podemos costearnos gastos hacia Tartagal. Además, a esta altura del año, todas las inscripciones ya están cerradas”, lamentaron los alumnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *