Nuevo acto de vandalismo en el Santuario de la Virgen de la Peña

Fueron los servidores del lugar quienes informaron el robo de la placa que declaraba el “lugar de indulgencia”.

Fueron los servidores del santuario Virgen de la Peña, ubicado en el paraje Yariguarenda, al norte de Tartagal, quienes alertaron sobre el hurto de la placa de bronce colocada en el ingreso al templo en el sector izquierdo. No se trata de una placa más, sino de una representación material de la declaración del papa Juan Pablo II, quien lo declaró “Lugar de indulgencias” al santuario Virgen de la Peña en el marco del Año Santo. “Esta placa tiene un valor histórico, por ese motivo estamos pidiendo la colaboración de la comunidad para que nos informen si saben algo de ella pero, sobre todo, la devolución de la placa. Instamos a que potenciales compradores de este elemento que tiene un gran valor para todos los católicos y devotos de la Virgen de la Peña desistan de hacerlo y avisen sobre la identidad del o los autores de este hurto” pidió el comunicador católico Omar Pacheco.

La histórica entrega de la placa se produjo en el marco del Jubileo del año 2000 declarado por la Iglesia Católica Año Santo, un gran acontecimiento mundial para la cristiandad que tuvo lugar entre el 24 de diciembre de 1999 y la Epifanía del 6 de enero del año 2001, y representó el perdón de los pecados por la misericordia divina, denominada dentro de la Iglesia Indulgencia Plenaria.

“La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos. En ese año para ganar las indulgencias se debían cumplir ciertos requisitos, como el acto de confesión, un acto de caridad, participar en misas en el santuario, rezar por el Santo Padre y la Iglesia, entre otros. El santuario Virgen de la Peña fue el único de nuestro país que recibió esa placa que representa este verdadero acontecimiento espiritual para todos los católicos y fue elegido por ser un lugar especial”, precisó el comunicador católico.

El santuario Virgen de la Peña, si bien se promociona como uno de los principales atractivos para el turismo religioso, viene sufriendo hechos vandálicos desde hace tiempo. Ya en una oportunidad vándalos se robaron la corona de la Virgen de la Peña, otra vez destrozaron los inodoros y otros elementos del sector de los sanitarios; meses atrás el director del santuario expuso el robo de algunos pavos que libremente contribuían a la belleza de ese lugar sagrado y hasta destruyeron el sector de las parrillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.